Liberan a una pareja de buitres negros en la Comunidad de Madrid
Esta semana se han liberado dos ejemplares de buitre negro en la Comunidad de Madrid, con lo que se refuerza la bonanza que atraviesa la especie en la región.

Con esta nueva pareja, ya son 117 los que viven en la autonomía, una cifra que pese a parecer pequeña es todo lo contrario. No sólo supone la cifra más alta de la historia en la zona, sino que, además, ésta representa el 5 por ciento del total de la población en Europa.

Recordemos que los buitres negros son una especie en serio peligro de extinción y, precisamente por ello, los intentos de aumentar sus ejemplares en libertad son muy valiosos, sobre todo cuando tienen un gran éxito sostenido en el tiempo, como en este caso.

Un entorno natural privilegiado

En esta ocasión, la suelta se ha hecho en el Mirador de Luis Rosales, en Cercedilla, donde el gobierno autonómico ha propuesto crear un Parque Nacional de las Cumbres de la Sierra de Guadarrama.

Cuidar el entorno es fundamental para que las colonias de estas aves prosperen, por lo que mejorar su hábitat forma parte de la misma protección de la especie, que está recibiendo un impulso histórico en los últimos años en tierras madrileñas.

Fuenciscla e Isidro son los nombres de los ejemplares que acaban de liberarse. Ambos estuvieron al borde de la muerte cuando se les encontró con heridas de las que han conseguido recuperarse totalmente. Un tratamiento veterinario realizado en el Centro de Recuperación de Animales Silvestres de la Comunidad de Madrid (CRAS) ha hecho posible el pequeño milagro de sanarlos y dejarlos listos para surcar los cielos de nuevo.

En poco más de dos décadas, los resultados de este plan de repoblación y protección de la especie arrojan cifras que invitan al optimismo. No en vano, frente a los 117 ejemplares actuales, sólo existían 33 en la Comunidad en 1989.