Limitar la velocidad a 110 km/h ha sido un acierto