Llega el calor y se permite el baño en playas cercanas a Fukushima