La lluvia provoca una columna de vapor sobre la central nuclear de Fukushima