Lo que se arroja por el inodoro acaba en las playas