Lobo ibérico: ¿cazarlo o amarlo?