Lobos matan a su cuidadora en un zoo sueco que permite el contacto del público con los animales salvajes