Los agricultores europeos tendrán que adaptarse al cambio climático