Los árboles se ayudan entre sí e intercambian carbono