Los árboles viejos y grandes almacenan más carbono