Los arrozales de Extremadura son beneficiosos para los patos