Los bosques colombianos podrían desaparecer en cien años
Colombia es un país con una riqueza natural inmensa. Sin embargo, también es uno de los países que sufre una de las deforestaciones más terribles del mundo: entre 300.000 y 500.000 hectáreas cada año. En parte, por la nefasta política forestal del Gobierno, que invierte una cantidad irrisoria de dinero en el tema medioambiental y, en particular, en la gestión forestal. Mínimos presupuestos que llevan a la desaparición de una de los más importantes recursos del país.

En general, las administraciones públicas sólo se ocupan de las plantaciones comerciales, relegando a los bosques, las selvas y otros parajes de gran riqueza natural, al olvido. Tanto la directora de la Fundación Natura, Elsa Matilde Escobar, como Alegría Fonseca, una de las decanas de la política ambiental de Colombia, opinan que las plantaciones comerciales son contradictorias al desarrollo social y ambiental del país. El valor de la biodiversidad no está en la planta sino en el conocimiento que las comunidades tradicionales tienen de su territorio desde hace mucho tiempo.

Es muy importante para la conservación de esta riqueza medioambiental de Colombia que se reconozca que los recursos forestales no son sólo madera y servicios derivados. Son ecosistemas complejos donde la vida es fundamental. Hay que conservar todas las especies, tanto de plantas como de animales, de esos ecosistemas.

Colombia es uno de los países con mayor biodiversidad del mundo. Ocupa el tercer lugar en la lista de países con mayor número de especies vivas y el segundo lugar en especies de aves. Colombia, además, posee entre 40.000 y 45.000 especies de plantas, lo que equivale a entre el 10 y 20% del total de especies de todo el mundo.

Recientemente, se ha producido un Debate Nacional para una Política Forestal Pública en el que se ha concluido que, si no se toman medidas, en cien años se puede acabar con los recursos forestales del país. Las organizaciones ambientales critican la inacción del Gobierno respecto a este asunto. Han querido aprovechar la celebración del Año Internacional de los Bosques para trasladar este debate a la opinión pública.