Los bosques con diversidad de especies almacenan más carbono
No todos los bosques actúan como sumideros de carbono, y de serlo tampoco actúan con la misma eficacia. Como ya se sabía, influye el tipo de bosque de que se trate, -por ejemplo, los boreales absorben más CO2 que los tropicales-, y a ello sumamos ahora que la biodiversidad biológica aumenta su capacidad de almacenamiento de carbono, así como la productividad de la masa forestal.

Ello signfica que, al margen de que el cambio climático pueda llegar a convertir a los bosques en emisores de C02, los bosques de monocultivo no son tan productivos como se pensaba.

Motor de productividad

En contra de lo que se creía, la biodiversidad es un motor de la productividad forestal y de la captación de carbono en distintos bosques de España, según revela un estudio del Grupo de Ecología y Restauración Forestal de la Universidad de Alcalá. A su vez, el trabajo forma parte del proyecto FunDivEUROPE financiado por la UE para el análisis de los efectos de la biodiversidad de cara a la explotación comercial y la captura de carbono.

La variedad de especies hace aumentar el almacenamiento de carbono un 32 por ciento, mientras lo hace un 21 por ciento su productividad, revela este estudio, cuyos resultados han sido publicados en la revista Global & Biogeography, contado con la colaboración de distintos organismos internacionales, entre ellos la Universidad de Quebec, el Instituto alemán Planck o el Instituto Nacional de Tecnología Agraria y Alimentaria.

Los bosques con diversidad de especies almacenan más carbono
Los bosques más diversos consiguen ser más productivos por una sencilla razón: pueden generar un mayor uso de recursos gracias a la dinámica que se crea en su ecosistema. En concreto, la investigación alude al concepto de repartición de nichos ecológicos o uso de los recursos de forma complementaria como consecuencia de la competición entre especies. Asímismo, las especies más abundantes son las que controlan funciones del sistema como la captación de carbono. Y, lógicamente, cuanta una mayor biodiversidad favorece su aparición.