Los calderones pueden sumergirse más de 1.000 metros