Los carnívoros se comunican con excrementos y restregando las patas