Los ciudadanos de los países emergentes son los más concienciados