Los coches eléctricos no pagarán el peaje para pasar al centro de Londres
Entre los políticos que dirigen las ciudades (los alcaldes y su equipo), hay dos actitudes ante la contaminación de las ciudades: tratar de reducir esa contaminación o no preocuparse por el problema ni por la salud de los ciudadanos que lo sufren. Es así de simple: o se hace algo al respecto o no se hace nada.

La contaminación de las ciudades está provocada, fundamentalmente, por los gases que emiten los coches que funcionan con combustibles fósiles. Por tanto, no hay otra vía para reducir esta polución que disminuir la cantidad de coches contaminantes que circulan por el centro de las ciudades. Es el único camino. Lo demás, son cuentos chinos. Pero, claro, hay que ofrecer alternativas a los ciudadanos: impulsar el uso del transporte público, la bicicleta y los vehículos eléctricos.

El Ayuntamiento de Londres es uno de los que trata de resolver este grave problema. No sabemos si lo conseguirá, pero, al menos, lo intenta. Lo que ya es mucho. El alcalde de la capital del Reino Unido ha decidido probar un sistema para que los conductores se lo piensen dos veces antes de ir al centro en un coche… al menos, en un coche contaminante.

Desde el año que viene, 2013, el sistema de peaje para entrar al centro de la ciudad, llamado Congestion Charge, no tendrá que ser pagado por los coches eléctricos ni por algunos híbridos. Eso es impulsar la movilidad no contaminante. Si se conduce un coche que se contamina, se paga. No es tan complicado, ¿verdad?

Mejor transporte público y plazas de aparcamiento para eléctricos

Hasta ahora, a pesar de dicho peaje de entrada al centro, Londres no ha conseguido atajar el problema de contaminación. También ha mejorado la red de transporte público. Sin embargo, la congestión del tráfico y la contaminación siguen a un nivel demasiado elevado. El alcalde quiere que los ciudadanos se decidan a usar en masa vehículos eléctricos.

A partir de 2013, más de 19.000 modelos diésel pagarán el peaje para acceder al centro de Londres. Se buscan varios beneficios: un incremento de los ingresos de la ciudad, un incentivo para las ventas de coches eléctricos y un menor uso de los vehículos que contaminan.

Londres, además, ofrece miles de plazas de aparcamiento gratuitas para los coches eléctricos. Londres está dando muchas ventajas a los ciudadanos que adquieran un vehículo que no contamina. Falta saber qué harán los londinenses.