Los cocodrilos tienen una sensibilidad extrema en su piel capaz de detectar diminutas vibraciones en el agua