Los delfines marinos más raros del mundo, al borde de la extinción
Los expertos llevan años llamando la atención sobre el dramático declive del delfín marino más raro del mundo: los delfines de Maui. Como ocurre en toda cuenta atrás, la situación se va acercando de forma imparable y, muy probablemente, también irreversible, a un límite que, en este caso, constituye un punto de no retorno llamado extinción.

Actualmente hay poco más de medio centenar de delfines, una cifra que habla por sí sola. Tan elocuente que es prácticamente la antesala de una inminente extinción. Sólo un milagro podría salvarlos o, lo que es lo mismo, un decidido compromiso por protegerlos que se tradujera en medidas urgentes.

La organización conservacionista WWF reclama una actuación rápida a los líderes políticos, en especial al gobierno de Nueva Zelanda, para que las futuras generaciones puedan conocer a los delfines Maui. “Sería una pena que estos preciosos animales acaben siendo sólo un recuerdo.”

Prohibir su pesca

Ayudar a estos delfines supone controlar su hábitat, la costa neozelandesa donde habitan. Y, sobre todo, hacrlo con mayor eficacia que hasta ahora. De acuerdo con un informe de WWF, Nueva Zelanda no está haciendo lo suficiente por la supervivencia de estos raros delfines.

El estudio ha sido presentado al comité científico de la Comisión Ballenera Internacional (CBI) como un intento de presionar al país para que extienda su protección a un mayor número de zonas.

Los delfines marinos más raros del mundo, al borde de la extinción
En un informe emitido en 2013, la CBI concluyó que su caza aumenta terriblemente su riesgo de extinción. El gobierno reaccionó ante este requerimiento, pero no con la contundencia necesaria. A finales de este mes se espera que vuelva a pronunciarse.

Sólo si se impide su pesca, si se prohibe por completo y se educa a los pescadores,podría haber esperanza para la especie. El objetivo prioritario es, por lo tanto, salvar a los 55 delfines Maui.