Los delfines no son un juguete para niños
España mantiene cetáceos en cautiverio y tiene el mayor número de delfinarios de la Unión Europea. En los once delfinarios del país, la mayoría de ellos ubicados en puntos especialmente turísticos, hay casi cien cetáceos. La mayoría son delfines, pero también hay orcas y ballenas beluga. Al menos cuatro de estos delfinarios ofrecen la opción de nadar con delfines (una actividad que, pese a lo que pueda gustar a los niños, no es nada beneficiosa para los animales) o existen encuentros con delfines, en los que el público puede acercarse y tocarlos.

Recientemente se ha presentado en el Parlamento Europeo un documento que presentaba las conclusiones de una investigación sobre el estado de los delfinarios en la Unión Europea. El documento revisa la situación de los delfinarios de la UE y la aplicación de la Directiva 1999/22/CE que trata del mantenimiento de animales salvajes en zoológicos.

Como parte de este informe, elaborado por WDCS para ENDCAP, la coalición para la protección de la fauna salvaje que FAADA representa en España, se estudió, entre otras cosas, el porcentaje del tiempo de los espectáculos con delfines destinados a transmitir un mensaje mínimamente educativo. Los resultados fueron terribles: menos de un 4,5% y, además, estaban siempre acompañados de una música ensordecedora.

España es parte en el ACCOBAMS, el Acuerdo para la Conservación de los Cetáceos en el Mar Negro, Mar Mediterráneo y zona atlántica contigua. Todos los delfinarios en España están incluidos en la ley nacional de zoológicos y deberían cumplir unas mínimas condiciones de bienestar para los delfines. Sin embargo, no existe legislación específica que regule este tipo de instalaciones.

El Oceanografic de Valencia se fundó en 2003 y es uno de los delfinarios más grandes y modernos de España. En la actualidad, mantiene trece delfines, de los cuales, diez fueron capturados. También tiene un par de ballenas beluga capturadas en aguas rusas y en Argentina. La cría en cautividad de estos animales no es fácil.