Los desiertos ocupan un cuarto de la masa terrestre