Los ecologistas aceptan el eucalipto