Los ecologistas piden a los países mediterráneos que protejan sus bosques contra los incendios