Los efectos en los liquidadores de Chernóbil a largo plazo
El accidente nuclear de Chernóbil sucedió en abril de 1986. Hace más de un cuarto de siglo. Algunos de sus efectos aún perduran en muchas personas. Y, en todo caso, ni siquiera los científicos y médicos pueden conocen todo lo que implica la exposición a la radiación después de tanto tiempo. Es el problema de un accidente nuclear: no se saben cuáles son sus afectos a largo plazo ni se sabe cuánto durarán.

La propia OMS (Organización Mundial para la Salud) ha reconocido que no se pueden saber todos los efectos de la radiación de Chernóbil. En la última cumbre científica sobre Chernóbil, celebrada en Kiev, reconoció, eso sí, que hay implicaciones potencialmente importantes para la salud pública que hay que confirmar. La OMS pidió que la industria nuclear que invierta en investigación sobre los efectos de la radiación. Sería lo mínimo que podía hacer.

Luego también hay que tener en cuenta el coste económico. El nuevo sarcófago para cubrir Chernóbil costó unos 1.500 millones de euros. Los investigadores reciben mucho menos dinero para estudiar los casos de los afectados. Los efectos en la salud de Chernóbil siguen ocurriendo y los efectos futuros son inciertos.

La OMS calcula que pueden ser hasta 4.000 personas las que podrían morir a causa de la radiación a la que se vieron expuestas en el accidente. El asunto es que no fallecen todas de golpe, sino poco a poco, y es difícil hacer un cálculo real.

Mientras, los efectos sostenidos sobre la salud de las personas se siguen estudiando. Se trata de despejar las dudas sobre los perjuicios de la radiación. Por ejemplo, casos como las secuelas provocadas a largo plazo en personas expuestas a niveles de radiación no excesivamente altos, pero sí de forma continuada. Es el caso de los más de medio millón de liquidadores de Chernóbil, bomberos, obreros y voluntarios que se encargaron de apagar los incendios y construir el primer sarcófago, la estructura diseñada para contener la radiación, personas que se arriesgaron sin equipo protector y absorbieron gran cantidad de radiación, en muchos casos, engañados, o, al menos, desinformados.

Demasiados casos de leucemia

Se ha realizado un estudio sobre 110.645 de estos liquidadores que ha durado quince años, el más extenso y completo sobre el caso. El estudio concluye que la exposición prolongada multiplicó sus opciones de sufrir leucemia. Se han podido confirmar, sin lugar a dudas, 19 casos de leucemia provocados por Chernóbil en los veinte años posteriores al accidente. Los casos de leucemia en los trabajadores estudiados, según el estudio, es un 60% superior de lo que cabría esperar entre la población masculina de Ucrania.