Los espacios verdes de Barcelona mejoran la calidad del aire