Los espacios verdes mejoran la salud mental a largo plazo