Los ganaderos asturianos piden batidas de lobos en época de cría
El Principado de Asturias, en el norte de España, posee un patrimonio natural único en Europa. Osos pardos y lobos aún viven en la región. Es deber del hombre conservar este patrimonio, pensando en el largo plazo, en las generaciones venideras, y no actuar con el único objetivo del interés personal, material, económico y a corto plazo.

La población del lobo en Asturias ha aumentado y se ha estabilizado, lo que constituye una buena noticia. Pero, ahora, desde diversos sectores, se quieren organizar batidas de caza para proteger (dicen) al ganado. No es la solución apropiada.

El lobo debe estar protegido en toda el Principado de Asturias, pero, sobre todo, en el Parque Nacional de Picos de Europa, el único Parque Nacional de España en el que todavía se pueden encontrar lobos, una especie paradigmática del rico patrimonio natural asturiano.

Los ganaderos presionan al Gobierno de la región y al resto de administraciones para que autorice cacerías de lobos. Los ganaderos sólo tienen en cuenta sus intereses personales. Aseguran que los lobos atacan al ganado. Sin embargo, las cifras oficiales muestran que en Picos de Europa, el pasado año, sólo se produjeron 59 ataques a las más de 300.000 cabezas de ganado. El porcentaje, por tanto, es muy bajo. Los ganaderos, por otra parte, no han presentado pruebas de los ataques ni demuestran que hayan tomado medidas adecuadas para proteger su ganado.

Cachorros huérfanos

La caza del lobo es perjudicial para todo el medio ambiente. Pero lo es aún más si estas cacerías se realizan en época de cría, como piden los ganaderos. La organización Ecologistas en Acción denuncia que este tipo de cacerías puede dejar a los cachorros huérfanos y éstos acaban malnutridos, desorientados, heridos y deshidratados.

Hay alternativas a la caza del lobo, como resguardar en establos al ganado por la noche, usar métodos que ahuyenten a los lobos, reforzar las vallas y cercados o, simplemente, tener mastines que protejan el ganado.

La presencia de fauna salvaje es un motor turístico y una fuente de riqueza. El turismo respetuoso con el medio ambiente tiene cada vez más futuro. Se puede compaginar la fauna salvaje y el desarrollo económico. Hay que encontrar soluciones éticas y razonables.

En Change.org se puede firmar contra las batidas para cazar lobos en Asturias.