Los grandes simios y los elefantes, en la cuerda floja