Los grandes simios también sufren la crisis de los 40 y se sienten más felices cuando son jóvenes o viejos