Los hospitales, una gran oportunidad para ahorrar energía