Los japoneses, grandes recicladores… por necesidad