Los jardineros, los más felices del Reino Unido con su trabajo
Los jardineros y los floristas son los trabajadores más felices en el Reino Unido, según una encuesta que se ha realizado recientemente. La investigación ha sido llevada a cabo por una organización proveedora de exámenes profesionales llamada City & Guild. La encuesta señala que los que trabajan con las plantas y las flores encuentran gran satisfacción en la autonomía que les brinda su rutina laboral. ¿Tendrá que ver que trabajar en contacto con la naturaleza da satisfacción al ser humano?

En el lado contrario, los que trabajan en la banca y, en general, en el sector financiero, son los menos satisfechos. ¿Será que tienen cargo de conciencia?

La encuesta se ha desarrollado a través de internet. Se ha entrevistado a 2.200 trabajadores. La idea general es que los trabajadores buscan flexibilidad laboral y el control de sus tareas. Quizá por ello, casi nueve de cada diez floristas y jardineros aseguraron que estaban felices en su trabajo. Cerca de 80% de ellos explicaron que esto se debía a que podían administrar su carga de trabajo y tener autonomía sobre sus horarios.

En el lado opuesto, de los banqueros que participaron en la encuesta, apenas un 44% reconoció estar contento con el trabajo que desempeñaba. Los empleados de sistemas y de procesamiento de datos estaban apenas algo mejor, un 48% indicaron que sentían satisfacción por su trabajo.

El dinero no da la felicidad

Precisamente estos trabajo cuentan con buenos salarios. Sin embargo, el ambiente de alta presión funciona en contra de la sensación de logro profesional. Está claro, el dinero (o el sueldo, en este caso) no da la felicidad. Entre los que ganaban más de 60.000 libras al año, casi el 50% decía que tenía un buen equilibrio entre el trabajo y su estilo de vida. Esa cifra ascendía a 65% para los que ganaban entre 20.000 y 25.000 libras al año.

Los encuestados también respondieron si sentían que el trabajo que hacían valía la pena. Tres cuartas partes de los que ganaban menos de 15.000 libras anuales respondieron afirmativamente.

La mayoría de la gente pasa la mitad de su tiempo trabajando. Más vale, por tanto, que el trabajo ofrezca alguna satisfacción. El dinero no puede contrarrestar la frustración de un trabajo vacío e inútil.