Los koalas, al borde de la extinción