Los loros, en grave peligro extinción