Los parques naturales no protegen a los vertebrados de los coches