Los parques naturales podrían convertirse en cortijos de caza