Los peces podrían adaptarse a la acidificación del océano
Los mismos peces anémona que inspiraron al famoso Nemo ahora podrían ser también el inicio de un descubrimiento tan asombroso como esperanzador. ¿Porque, sería o no sorprendente que los peces se adaptaran a las crecientes emisiones de dióxido de carbono en los océanos?

Como le ocurre al pececillo de la factoría Pixar, también éstos peces podrían deberles a sus padres su supervivencia, en esta ocasión al cambio climático. Así es, no emprenden peligrosas aventuras para rescatarlos de la pecera y devolverlos al mar, pero sí les permiten estar mejor preparados para hacer frente a crecientes emisiones de CO2 en los océanos, según halló un estudio publicado en la revista Nature.

Los investigadores del Centro para los Estudios de Arrecifes de Coral (CoECRS, por sus siglas en inglés) dijeron que algunos peces podrían ser menos vulnerables a un océano acidificado de lo que se temía.

Sobre todo, la comunidad científica afirmaba que pequeños aumentos en la acidez del agua podía provocar estragos entre los peces recién nacidos, un temor que de algún modo calma este estudio realizado con peces anémona. “Nuestro trabajo demuestra que sus bebés, al menos, pueden adaptarse a los cambios que esperamos que ocurra en los océanos para el año 2100, siempre y cuando sus padres se plantean también en mayor cantidad de agua ácida.”, concluyen.

Los niveles de acidificación que se esperan a finales de siglo alcanzan un ph de 0,3 a 0,4, lo que amenaza seriamente la vida marina. Una peligro que, al menos en el caso analizado, ha podido conjurarse gracias a la exposición previa de los padres a esa misma agua. Todavía sigue siendo un misterio cómo pueden trasmitir esa capacidad a sus retoños para afrontar los océanos ácidos y también. Por ahora, la investigación ha demostrado que ayuda a los pezqueñines a sobrevivir. Al no ser una adaptación genética, también se desconoce durante cuánto tiempo durará esta protección, si lo hará toda la vida del pez anémona.

Pero no todos son buenas noticias, por que la nueva investigación también ha demostrado que los niveles más altos de CO2 pueden provocar graves disfunciones en los sistemas nerviosos de algunas especies marinas.