Los pedos de 90 vacas hacen explotar el techo de su establo