Los perros que se persiguen la cola podrían sufrir trastornos obsesivos