Los primeros pasos hacia una extinción masiva