Los químicos de los cosméticos contaminan la Antártida