Los residuos contaminados de Fukushima se guardarán durante treinta años