Los responsables del vertido del Probo Koala aún no han pagado su delito