Los suelos ricos en carbono podrían acelerar el cambio climático