Los tomates son rojos y comestibles gracias al meteorito que acabó con los dinosaurios