Lydia, el primer tiburón blanco que cruzó el Atlántico
Se llama Lydia y es un tiburón tan enorme como la gesta que está a punto de realizar: recorrer en un año más de 30.00 km atravesando el Atlántico. Aunque, obviamente, a ella le importará un comino nuestra locura de medirlo todo y de establecer récords hasta de las cosas más nimias. Más allá de la anécdota, sin embargo, el viaje de este tiburón blanco, una joven hembra de 4,4 metros de largo, rastreada vía satélite desde marzo de 2013 ha servido para conocer mejor a la especie.

Según afirman los investigadores que están rastreándolo, Lydia ha hecho historia hace unos días, al cruzar la dorsal oceánica Atlántica. Por lo tanto, está a un paso de convertirse en el primer tiburón blanco en cruzar el Atlántico de un lado a otro.

Soportar las bajas temperaturas

Hay que reconocer que la afirmación es muy arriesgada, pues sólo se dispone de la información que proporcionan los escasos ejemplares de los que se ha hecho seguimiento. Aún así, no cabe dudad de que Lydia es el primero que consigue tal cosa de entre los que los científicos han podido seguir, esta vez desde que fue localizada en aguas de Florida (EE.UU.) 2013 hasta ahora, un año después, ya tan sólo a unos 1.600 km de las costas de Irlanda y Gran Bretaña.

Lydia, el primer tiburón blanco que cruzó el Atlántico
El seguimiento está demostrando que hay mucho todavía por aprender sobre los tiburones blancos. Tras cruzar la dorsal Atlántica hacia el este, los científicos temían que esas aguas fueran demasiado frías para Lydia, pero no fue así. En su caso, en parte también era algo lógico, explican, puesto que viene de costas canadienses, donde las temperaturas son muy bajas durante largas temporadas.

El seguimiento de Lydia se realiza dentro del proyecto Ocearch y el próximo misterio por resolver será ver dónde se dirige ahora, pues se sospecha que está embarazada y quizás podría acudir a aguas más cálidas como las mediterráneas para dar a luz. Sólo ella tiene la respuesta.