Lydia, el primer tiburón blanco que cruzó el Atlántico