Madrid: récord de contaminación por ozono
De las catorce estaciones que miden el ozono troposférico en la capital de España, trece de ellas superaron los niveles de aviso durante el domingo 7 de julio de 2013. Si se superan los 180 microgramos por metro cúbico durante una hora, las autoridades tienen la obligación de avisar a la población para que esté prevenida del peligro que supone.

Es un récord histórico: nunca se había producido tal nivel de contaminación desde los años ochenta del siglo pasado, cuando se instalaron los medidores. Desde el Ayuntamiento, con un desparpajo que más parece una tomadura de pelo, aseguran que Madrid tiene el mejor aire de su historia.

La única estación de medición que no superó los niveles de aviso por ozono fue la de Escuelas Aguirre. El resto superaron lo que se denomina Umbral de Aviso a la Población. Los ciudadanos deben conocer la situación para proteger su salud: los niños y las personas mayores no deben salir en las horas de más calor y se desaconseja hacer ejercicio al aire libre.

Los niveles de ozono troposférico aumentan en verano porque los rayos del Sol inciden sobre uno de los gases contaminantes que expulsan los tubos de escape de los vehículos, el dióxido de nitrógeno. Madrid incumple la legislación europea respecto a este gas, por lo que ha sido multado por la Comisión Europea, organismo que ha denegado la prórroga para solucionar el problema.

Hace unas pocas semanas, el delegado de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Madrid, Diego Sanjuanbenito, comentaba públicamente que Madrid tiene el mejor aire desde que hay registros. Es un desprecio por la salud de los madrileños y, más aún, un insulto a los ciudadanos.

La salud de los aficionados a hacer deporte en la calle, en riesgo

Madrid: récord de contaminación por ozono
La organización Ecologistas en Acción ha pedido al Ayuntamiento de Madrid que tome medidas para evitar que se repita esta situación. Al Ayuntamiento parece preocuparle más que la ciudad sea designada como organizadora de los Juegos Olímpicos en 2020 que la salud de sus ciudadanos. Quizá por eso la mayoría de los madrileños no desean que Madrid acoja los Juegos Olímpicos. Lo que quieren es respirar aire sano.

El domingo 7 de julio, miles de ciudadanos salieron a practicar deporte a la calle sin saber que corrían riesgo por contaminación por ozono, con picos que han llegado hasta los 207 microgramos por metro cúbico.