Manshiyat Naser, la ciudad de la basura