Las mariposas desaparecen en Europa
No sólo están desapareciendo las abejas. También las mariposas. Ambas especies son el mejor indicativo del estado del medio ambiente. Y las dos especies van camino de la extinción. La conclusión es clara: el medio ambiente se degrada cada vez más. Las mariposas sólo viven en ecosistemas que gozan de buena salud. Y se están quedando sin ellos.

Así lo afirma un reciente estudio de la Agencia Europea de Medio Ambiente (EEA), que asegura que la población de las mariposas de pradera ha disminuido casi un 50% entre 1990 y 2011. La investigación ha analizado 17 especies de mariposas. Además, ha recopilado y comparado los datos de los sistemas nacionales de vigilancia de mariposas de 19 países de Europa.

De las 17 especies estudiadas, sólo una de ellas crece en población. Otras ocho han disminuido en Europa, mientras que dos se mantienen estables. Las mariposas analizadas son, entre otras, la mariposa azul común, cuya población ha disminuido claramente, la mariposa de puntas naranjas, con una población estable, o la Thymelicus acteon, con una tendencia irregular en la evolución de su población.

Hans Bruyninckx, directora ejecutiva de la EEA, ha señalado que la situación es alarmante. De seguir así, algunas de estas especies podrían extinguirse por completo. Las mariposas, al igual que otros insectos, son esenciales para los ecosistemas y la agricultura, por su labor de polinización y otros muchos beneficios.

Tierras abandonadas y pesticidas

Las mariposas desaparecen en Europa
La población de las mariposas de pradera disminuyen por la intensificación de la agricultura y porque cada vez hay más tierras abandonadas. Por otra parte, como las abejas, las mariposas están siendo afectadas por los pesticidas.

El informe aconseja, para proteger a las mariposas, mantener en buen estado los prados. Para ello, se tiene que adecuar y cumplir la Política Agraria Común (PAC). Si no, seguirá la reacción en cadena. Abejas y mariposas serán las primeras en desaparecer, pero no las últimas.