Más cerca de salvar a la mariposa monarca
Dentro de la desgracia que vive la mariposa monarca desde hace lustros, hay buenas noticias para esta especie en extinción. Aunque su caída en picado no revierte la tendencia, éste es un buen año para estos hermosos polinizadores.

En México su presencia se ha incrementado hasta multiplicar por cuatro la cifra total de 2014. En concreto, hasta la llegada del huracán Patricia a fines de octubre ocuparon entre tres y cuatro hectáreas de bosques, según datos de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales del país.

Un espectacular aumento, si bien debe enmarcarse dentro de un contexto de declive, ya que desde 2004 su disminución no ha remitido. Sus principales amenazas son los pesticidas en campos de Estados Unidos y Canadá que las dejan sin algodoncillos, su principal fuente de alimentación, así como la tala ilegal en los bosques de México.

Objetivo: cubrir seis hectáreas en 2020

Salvar a la mariposa monarca exige un esfuerzo conjunto entre distintas naciones. Se trata de cubrir el espacio en el que se mueven, más de cinco mil kilómetros que recorren en sus heróicas migraciones.

Más cerca de salvar a la mariposa monarca
Mitigar las amenazas que las llevan a la extinción es el objetivo de los gobiernos de los tres países, tras firmar un acuerdo en el que se estableció que para 2020 se cubriría una superficie cercana a seis hectáreas de bosque.

Más allá de su gran belleza, la mariposa monarca es un polinizador vital para el equilibrio de los bosques que habitan. Durante su estancia en los bosques templados de las montañas centrales de México se cortejan y reproducen los ejemplares adultos. Es entonces cuando nace la generación que volará en primavera hacia el Estados Unidos y Canadá. Un ciclo que no deja de repetirse. Al menos, mientras tengan esta inestimable ayuda, aunque podría no ser suficiente.